sábado, 22 de abril de 2017

LA IMPORTANCIA DE LA RESPIRACIÓN



La vida depende en absoluto del acto de respirar, pues este es un principio universal. Respirar es vivir y no hay vida sin respiración, no solamente los animales superiores deben al aire su existencia, sino hasta las forma más inferiores, incluso muchas plantas.
El niño hace una larga y profunda inspiración, la retiene un momento para extraer del aire sus propiedades vitales y exhala con un lento vagido: así da principio a su vida en la Tierra. El anciano da un débil suspiro, cesa de respirar y su vida llegó a su término. Desde el suave soplo del niño hasta el último suspiro del moribundo se desarrolla una larga historia de continuas respiraciones.
La respiración puede considerarse como la más importante de las funciones del cuerpo, porque de ella dependen indudablemente todas las demás. El ser humano puede vivir algún tiempo sin comer, menos aún sin beber, pero sin respirar sólo dura unos pocos minutos.  
Los hábitos correctos de respirar son los que le dan al ser humano vitalidad perfecta e inmunidad contra las enfermedades. El hombre en su estado natural no tuvo necesidad de que le suministraran instrucciones para respirar, y de la misma manera que el animal y el niño, respiraba natural y debidamente según los designios de la naturaleza. Pero, en esto también ha sufrido la influencia modificadora de la civilización. Ha construido costumbres y actitudes perniciosas en el pararse, sentarse, caminar, dormir, el uso de ajustadas vestimentas, etc., que le han despojado del derecho primitivo de una respiración correcta.
El porcentaje de seres humanos civilizados que respiran correctamente es muy reducido en la actualidad, y ello puede observarse en los pechos estrechos, hombros caídos y el espantoso aumento de las enfermedades de los órganos respiratorios.
 Desde Oriente nos llega la enseñanza milenaria de la técnica respiratoria perfecta. Esta sostiene que además del beneficio físico derivado de una respiración normal, el poder mental de la persona, su felicidad, el dominio sobre sí mismo, la claridad mental y aún el crecimiento espiritual pueden ser aumentados penetrando en la ciencia respiratoria. Así el estudiante aprende una serie de ejercicios por los cuales obtiene el dominio de su cuerpo y lo habilita para enviar a cualquier órgano o parte de este, una mayor corriente de fuerza de salud, fortaleciendo y vigorizando, en esta forma, el órgano o parte que se desee.
Trabajando con la respiración rítmica se puede lograr una vibración armónica con la naturaleza y ayudar al desenvolvimiento de poderes latentes. Controlando la respiración no sólo se puede curar a sí mismo, sino también a otras personas; se puede desterrar el temor, las preocupaciones y emociones inferiores.
El principio activo de la vida o energía vital se encuentra en todas las formas de vida, desde la ameba hasta el ser humano, y desde la más elemental de las formas vegetales hasta la más elevada de la vida animal. Esta energía vital compenetra todo, hállase en todas las formas animadas, y está en cada átomo y en todas las cosas. Este gran principio existe en todas las formas de la materia, está en el aire, pero o es ninguno de los elementos químicos. Es un elemento altamente energético. Los animales y vegetales lo respiran con el aire, pero si este no lo contuviera, morirían.  Es tomado por el sistema conjuntamente por el oxígeno.

El oxígeno del aire juega un papel importante en el sostenimiento de la vida animal y el carbono desempeña una función similar en la vida vegetal, pero la energía vital tiene su función propia en las manifestaciones de la vida, aparte de las funciones fisiológicas. Estamos constantemente inhalando el aire cargado con esta energía y constantemente extraemos éste de aquél, apropiándolo para nuestro uso. En la respiración ordinaria extraemos y absorbemos una cantidad normal de dicha energía, pro en la respiración controlada y regulada, nos ponemos en condiciones de extraer una cantidad mayor que se concentra en el cerebro y centros nerviosos para ser utilizada cuando sea necesario.
Podemos almacenar esta energía de la misma manera de cono los acumuladores almacenan electricidad; y en caso de enfermedad se puede utilizarla para vencer a los agentes patógenos y restablecer el equilibrio y la salud en todos nuestros sistemas. Nótese cuán importante es la “ciencia de la respiración”
Rosy Viola Díaz
Publicar un comentario