viernes, 16 de junio de 2017

LA LIBERTAD PARA CONVERTIRNOS EN PERSONAS



Nuestra primera visión en el darse cuenta, es que somos una persona, con múltiples intereses y condicionamientos. Luego, si somos guiados adecuadamente, comprenderemos que somos un ser espiritual que utilizamos una personalidad para tener determinadas experiencias de las cuales tenemos que aprender. Nuestra vida tiene, entonces, un sentido y motivo trascendental: cooperar con el Plan Divino.
Sin embargo, nuestra individualidad permanece aprisionada en la personalidad. Mucha gente dice preferir vivir tranquila, sin complicaciones. Entrar a escuelas iniciáticas reales les hace perder esa estabilidad que tenían, pues empiezan, entre otras cosas, a ser conscientes de sus defectos. ¿Es necesario este cuestionamiento de si? ¿No es mejor permanecer tranquilos e ignorantes? Vemos que esto es imposible: la humanidad va evolucionando a pesar de las personas que no quieran ser conscientes. Hay un irresistible impulso proveniente de lo espiritual. El espíritu quiere retomar a su Reino, no olvida que está de paso en este mundo terrenal. Tarde o temprano aprenderá en esta dimensión lo que necesita y retornará, liberándose de la personalidad.
Por mandato superior, tenemos la libertad para liberar a nuestro espíritu y convertirnos en personas completas y perfectas, en cuanto a manifestación de nuestro tener que ser, de la expresión del plan divino en esta Tierra. Tenemos que aprender a lograrlo conscientemente, así el proceso será fácil y gozoso.
Este tema está relacionado con el Sendero 30, Arcano XX "El Juicio". Tres figuras, representantes de la especie humana, se liberan de sus ataduras mortales, de sus condicionamientos (representado por su desnudez) y al hacerlo, pueden escuchar un llamado que se les hace a su alma desde la dimensión donde se generan las causas que producen los efectos en el mundo. Esta libertad del iniciado le permite continuar un camino que, paradojalmente, significa sujeción autoconsciente a las Leyes de la Creación. La liberación verdadera se produce al estar en contacto permanente con estos principios.
 Los símbolos principales de esta lámina son los siguientes:
En el cielo se divisa un ángel que está tocando una trompeta. El ángel simboliza una entidad superior, divina. El sonido de la trompeta significa un llamado de origen superior, divino o interno. De a lo menos tres tumbas, emergen tres figuras desnudas: un niño, un hombre y una mujer, quienes están en actitud de “resucitar” al llamado de la trompeta. Una voz interior, divina, le hace renacer ¿Cuál será la nueva misión de ellos? El conjunto de figuras da la idea de familia y por extensión, idea de la humanidad toda.
El Tarot puede ser analizado desde múltiples aspectos; conteniendo diversos sistemas simbólicos y numerosas claves para ser revelado. Tomaremos por ahora solamente un pequeño aspecto de esta lámina. Al analizarlo desde un punto de vista psicológico, podemos considerar que el llamado de trompeta simboliza la vocación, es decir, las figuras se levantan a una nueva vida, al llamado de una voz interna, un “tener que ser”.
El estudiante primero conoce el mundo, lo que lo lleva a preguntarse: ¿Quién soy? ¿Qué quiero? ¿A dónde voy? ¿Para qué sirvo?
Hay una gran diferencia entre las personas que desarrollan su vocación. Su trabajo o actividad se desarrolla con cariño, con amor, por lo tanto lo hace bien, con pocos errores y se siente feliz con su trabajo. Pocos son los que han escuchado esta voz interior que hace renacer. La condición actual de la humanidad es dormir una gran cantidad de horas, mucho más que las ocho en las cuales cierran sus ojos. Se lleva una vida rutinaria e inconsciente. La mente nos engaña y nos hace creer que estamos realmente conscientes, sin estarlo. Este es el mayor problema, porque cuando no se reconoce algo no es posible cambiarlo.
Una persona, una película, un libro, puede entregamos una frase, una escena que nos haga reaccionar. Esto puede causar el sonido de la trompeta y sentiremos algo especial que nos conmueve interiormente. Un guía espiritual casi siempre empleara palabras que nos sirvan de estímulo, pero debemos estar preparados para escuchar y saber distinguir lo real de lo ilusorio. Un verdadero maestro no llama la atención, es sencillo, simple, humilde; de modo que si no estamos atentos, puede pasar entre nosotros sin reconocerlo. El ángel representa también a este maestro.
En la búsqueda de la vocación tenemos que tomar en cuenta que ella no está limitada a una profesión o actividad específica. Es mucho más complejo que eso. En realidad, toda persona debe desarrollarse en todos sus aspectos: arte, ciencia, artesanía, actividad física, técnica, etc.
Otro aspecto es considerar si hay una vocación común a todos los seres vivientes. Toda persona llega al mundo preparada para aprender, servir y amar. Podríamos decir que estos tres conceptos son partes de una misma idea. Todo ser viviente está preparado para estas vocaciones, y el ser humano tiene el privilegio de ser consciente de ello debido a que es un ser espiritual revestido de vehículos densos.
Una forma de ir en búsqueda de ese "tener que ser" es mantener una actitud permanente de aprendizaje. Probar hacer y estudiar de todo. Dialogar con cada persona, buscar su lado positivo e interesarse por lo que ella hace. Una conversación, una actividad, hará de pronto que suene la trompeta. Y en este momento no nos preocupemos de lo económico. Cuando las cosas se hacen con gusto y amor, la satisfacción de nuestras necesidades económicas surge espontáneamente, en forma mágica se podría decir.
Otro método es hacer una lista de "triunfos personales". Queremos decir con esto, actividades por pequeñas que sean que nos hayan producido satisfacción y alegría. Una vez que tengamos una larga lista, apreciaremos que en muchas de ellas hay cosas en común. Estos aspectos comunes servirán de guía para el encuentro con la vocación.
Analicemos ahora otra enseñanza de esta página del Tarot.
Su tema central es la muerte y resurrección. Alude a las distintas etapas que sufre el Universo, y por tanto el ser humano. Todo en el Universo es cíclico, y para que nazca algo nuevo, lo viejo debe morir. No puede nacer un nuevo árbol si antes la semilla no ha muerto.
Cada día de nuestra vida puede ser considerado como una etapa completa. ¿Quién puede saber cuánto tiempo le queda? Puede que este día sea el último. ¿Hemos perdonado a quién nos ofendió?, ¿le hemos dicho lo que nos gustó a "x" persona?, ¿hemos reconocido sus méritos?, ¿dimos gracias por haber vivido? Hagámoslo ahora, porque mañana puede ser tarde. En ese sentido, hay que aprender a vivir al día. Nos daremos cuenta que cada día nacemos y morimos, la muerte es sólo una etapa. El miedo a la muerte desaparece.
Analicemos la siguiente práctica en la que se utiliza la analogía: un año es un ciclo regido por una Ley Universal. Antiguamente, cuando la humanidad vivía más en contacto con lo natural, estaba regida por estos ciclos en todo su actuar. Sin embargo, hoy en día se vive en forma artificial, no se toma consciencia de ello; pero, consciente o no, el organismo se rige siempre por estos ciclos naturales. Si nuestra mente no va acorde con ello, se produce una ineficiencia, una tensión y cansancio prematuro.
Hagamos algunas pequeñas analogías con los ciclos del año:
En invierno es época de siembra. Allí procuraremos, como el sembrador, elegir los mejores granos. Análogamente es época de pensar en nuestros objetivos para el nuevo ciclo, conforme a la experiencia adquirida.

En primavera la naturaleza florece, se exterioriza. Debemos aprovechar esta energía para fortalecer nuestro impulso a actuar, a poner en ejecución los pasos necesarios para conseguir los objetivos que nos hemos propuesto.

El verano es época de desmalezar y regar. Análogamente debemos efectuar una revisión en la marcha de nuestros propósitos para verificar si van en camino a lograrse y corregir lo que sea necesario. Desmalezar equivale a superar los obstáculos, eliminar todo pensamiento y actitud negativa que puede impedir un buen fruto.

El otoño es época de cosecha y recolección. Allí deberemos obtener el resultado de nuestro trabajo. Estos resultados pueden ser muy buenos (buenos frutos) y allí aprenderemos que el procedimiento empleado ha sido correcto. Otros objetivos habrán sido logrados solo parcialmente o no tal como lo esperábamos. Es la fruta de segunda o tercera selección. Aprenderemos como corregir en el futuro nuestro trabajo. Por último, habrá objetivos que no se consiguen. Es el futuro pasmado o podrido. Debe ser rápidamente apartado. También aquí aprenderemos. Sabremos que de ese modo como lo hemos hecho, no conseguimos lo esperado y por tanto habrá que probar una nueva estrategia. En esta época, entonces, procedemos a la evaluación de nuestros logros. Esta evaluación nos permitirá aprender cosas nuevas, procedimientos mejores, para formular nuevos propósitos y corregir defectos. Elegiremos los mejores frutos y de allí sacaremos las mejores semillas para la futura siembra.

Análogamente, un mes está sujeto a estos mismos cuatro procesos. Y también un día. Es importante irse a dormir cuando ya se ha evaluado y se ha descansado, para que el sueño no sea perturbador, ya que este será causa de negatividad al día siguiente. La noche equivale al invierno, allí nos formulamos los objetivos para el día siguiente. La mañana equivale a la primavera. Toda la naturaleza, y nosotros, estamos con el mayor impulso para conseguir nuestros propósitos. La mente y el cuerpo están más descansados, El mediodía es como el verano. Momento de revisión y corrección de nuestro actuar. El atardecer es como el otoño. Al término de la jomada de trabajo debemos evaluar lo obrado en el día. Recordar nuestros actos, estudiar cómo podemos corregirlos en el futuro. Tomamos alguna actividad recreativa para que en la noche, equivalente al invierno, de acuerdo a la experiencia adquirida, a la evaluación, planifiquemos el día siguiente. Irse a dormir con esta planificación, causa además que el subconsciente acuda en nuestra ayuda y nos entregue soluciones para actuar con más eficiencia. Dejando un momento del día para evaluar y hacer la retrospección, nos ocuparemos solo en esos instantes del pasado. Luego, dejamos unos instantes de la jomada para planificar, ocupándonos aquí del futuro. De esta forma, queda todo el resto del día para vivir el presente a plenitud.
Las dificultades debemos enfrentarlas, pero si nos estamos sintiendo mártires por ello, es que no estamos liberándonos del resentimiento y, por tanto, estamos perdiendo nuestra libertad. Hay que considerar muy bien esto al realizar la retrospección, ya sea diaria o anual.
Estamos preparados para enfrentar los problemas siempre que no los acumulemos y los afrontemos uno a uno. Si algo es posible de solucionar ahora, ¡hay que hacerlo ya! Si se necesitan otros antecedentes u otras personas, dejémoslo pendiente hasta reunir lo que necesitamos. Si no tiene solución a nuestro alcance, ¡hay que rodear el obstáculo y seguir!
Pero, volvamos a los cuatro principios. Estos cuatro ciclos se simbolizan en el esoterismo llamándolos principios dinámicos. Por ellos se rige todo proceso creativo: Principio activo (primavera) Principio pasivo (verano), Principio Neutro (otoño) y Principio de transición (invierno). Cada ciclo da origen a uno nuevo, pero en un nivel superior. Es un eterno proceso de muerte y resurrección. Cada renacimiento se efectúa en un nivel más alto y de mayor responsabilidad. El proceso creativo es como una helicoide (equivalente tridimensional de una espiral). La persona inconsciente dormida, lleva su vida más bien como un círculo, dándose vueltas en él sin ascender, casi sin evolucionar.
Tenemos entonces, un doble desafío:
·                    Liberarnos del pasado con toda su carga de condicionamientos y sentimientos de culpabilidad y,
·                    Conocer y sometemos a los principios universales, realizando nuestra natural vocación motivo de existir. `
Realizando estos dos actos, tendremos la libertad a convertimos en personas que reflejen su ser espiritual,
“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto". (Mt. 5:48) ¿Cómo podría llegar alguien a ser perfecto como el Padre, si no participara de la misma realidad espiritual que Él?
Escrito por SERVAL, en Curacaví, Chile, el 14 de abril de 1994

sábado, 22 de abril de 2017

LA IMPORTANCIA DE LA RESPIRACIÓN



La vida depende en absoluto del acto de respirar, pues este es un principio universal. Respirar es vivir y no hay vida sin respiración, no solamente los animales superiores deben al aire su existencia, sino hasta las forma más inferiores, incluso muchas plantas.
El niño hace una larga y profunda inspiración, la retiene un momento para extraer del aire sus propiedades vitales y exhala con un lento vagido: así da principio a su vida en la Tierra. El anciano da un débil suspiro, cesa de respirar y su vida llegó a su término. Desde el suave soplo del niño hasta el último suspiro del moribundo se desarrolla una larga historia de continuas respiraciones.
La respiración puede considerarse como la más importante de las funciones del cuerpo, porque de ella dependen indudablemente todas las demás. El ser humano puede vivir algún tiempo sin comer, menos aún sin beber, pero sin respirar sólo dura unos pocos minutos.  
Los hábitos correctos de respirar son los que le dan al ser humano vitalidad perfecta e inmunidad contra las enfermedades. El hombre en su estado natural no tuvo necesidad de que le suministraran instrucciones para respirar, y de la misma manera que el animal y el niño, respiraba natural y debidamente según los designios de la naturaleza. Pero, en esto también ha sufrido la influencia modificadora de la civilización. Ha construido costumbres y actitudes perniciosas en el pararse, sentarse, caminar, dormir, el uso de ajustadas vestimentas, etc., que le han despojado del derecho primitivo de una respiración correcta.
El porcentaje de seres humanos civilizados que respiran correctamente es muy reducido en la actualidad, y ello puede observarse en los pechos estrechos, hombros caídos y el espantoso aumento de las enfermedades de los órganos respiratorios.
 Desde Oriente nos llega la enseñanza milenaria de la técnica respiratoria perfecta. Esta sostiene que además del beneficio físico derivado de una respiración normal, el poder mental de la persona, su felicidad, el dominio sobre sí mismo, la claridad mental y aún el crecimiento espiritual pueden ser aumentados penetrando en la ciencia respiratoria. Así el estudiante aprende una serie de ejercicios por los cuales obtiene el dominio de su cuerpo y lo habilita para enviar a cualquier órgano o parte de este, una mayor corriente de fuerza de salud, fortaleciendo y vigorizando, en esta forma, el órgano o parte que se desee.
Trabajando con la respiración rítmica se puede lograr una vibración armónica con la naturaleza y ayudar al desenvolvimiento de poderes latentes. Controlando la respiración no sólo se puede curar a sí mismo, sino también a otras personas; se puede desterrar el temor, las preocupaciones y emociones inferiores.
El principio activo de la vida o energía vital se encuentra en todas las formas de vida, desde la ameba hasta el ser humano, y desde la más elemental de las formas vegetales hasta la más elevada de la vida animal. Esta energía vital compenetra todo, hállase en todas las formas animadas, y está en cada átomo y en todas las cosas. Este gran principio existe en todas las formas de la materia, está en el aire, pero o es ninguno de los elementos químicos. Es un elemento altamente energético. Los animales y vegetales lo respiran con el aire, pero si este no lo contuviera, morirían.  Es tomado por el sistema conjuntamente por el oxígeno.

El oxígeno del aire juega un papel importante en el sostenimiento de la vida animal y el carbono desempeña una función similar en la vida vegetal, pero la energía vital tiene su función propia en las manifestaciones de la vida, aparte de las funciones fisiológicas. Estamos constantemente inhalando el aire cargado con esta energía y constantemente extraemos éste de aquél, apropiándolo para nuestro uso. En la respiración ordinaria extraemos y absorbemos una cantidad normal de dicha energía, pro en la respiración controlada y regulada, nos ponemos en condiciones de extraer una cantidad mayor que se concentra en el cerebro y centros nerviosos para ser utilizada cuando sea necesario.
Podemos almacenar esta energía de la misma manera de cono los acumuladores almacenan electricidad; y en caso de enfermedad se puede utilizarla para vencer a los agentes patógenos y restablecer el equilibrio y la salud en todos nuestros sistemas. Nótese cuán importante es la “ciencia de la respiración”
Rosy Viola Díaz